La biomasa tiene potencial en España para alcanzar un balance positivo de 2.150 millones de euros en 2021

Lunes, 06 Agosto 2018 06:23

manosFacebook

 

En 2017 el sector español de la biomasa generó un balance positivo de 1.323 millones de euros. España es el tercer país europeo por recursos absolutos de biomasa forestal. A pesar de ello, esta fuente de energía representa un porcentaje muy modesto en el mix de generación eléctrica y térmica. Estos datos vienen reflejados en el Balance Socioeconómico de las Biomasas en España 2016-2021.

 

 

El estudio, que ha sido elaborado por la empresa de consultoría Analistas Financieros Internacionales – AFI y promovido por la Unión por la Biomasa, realiza un diagnóstico del actual uso que se realiza en España de la biomasa, tanto para generación eléctrica como térmica, y cuantifica el valor económico, social y medioambiental de este sector.

A continuación, se diseña un escenario de evolución de la biomasa en nuestro país, basado en los objetivos del Plan de Acción de Energías Renovables (PANER 2011-2020), que implicaría incrementar 550 MW de biomasa eléctrica y 800 ktep de biomasa térmica. Una apuesta decidida por la biomasa, aumentaría los beneficios para España en 824 millones, alcanzando un balance anual positivo cercano a los 2.150 millones en 2021.

Situación actual de las biomasas en España

En España, la biomasa representa un porcentaje muy modesto en el mix de generación eléctrica. Del total de la producción nacional de energía eléctrica en 2016, la biomasa, el biogás y la FORM solo suponen un 2,1% del total. El crecimiento entre 2010 y 2017 ha sido prácticamente nulo.

En lo referente a la generación térmica, España consume significativamente menos biomasa que la media UE-28. De acuerdo con el informe EurObserv’ER de diciembre de 2017, España ocupa la posición 22 de la UE-28 en consumo de energía procedente de biomasa sólida per cápita (0,114 tep/hab).

El análisis del valor económico, social y medioambiental de las biomasas concluye que esta forma de energía genera un balance positivo de 1.323 millones de euros, como diferencia entre la aportación a las arcas públicas y ahorros medioambientales (emisiones de CO2 y prevención de incendios) y la retribución específica percibida por la actividad.

Potencial biomásico en España

Este bajo uso de la biomasa contrasta con el gran potencial que tenemos. España es el tercer país europeo por recursos absolutos de biomasa forestal (sólo por detrás de Suecia y Finlandia) y el séptimo en términos per cápita. Además, a pesar de ser el principal productor de aceite de oliva del mundo y el primer productor de ganado porcino en Europa, España se encuentra a la cola en el ranking europeo de aprovechamiento biomásico agroforestal.

El informe de AFI concluye que la valorización energética de la biomasa es una alternativa eficiente y sostenible a la urgente necesidad de reorientar el modelo productivo hacia un modelo circular basado en la bioeconomía.

Teniendo en cuenta este potencial y con el escenario adecuado, de aquí a 2021 sería posible incrementar 550 MW de biomasa eléctrica y 800 ktep de biomasa térmica en nuestro país, afirma el estudio. Este marco conllevaría un incremento de la aportación económica de las biomasas, así como una contribución a otros objetivos decisivos de equilibrio medioambiental, con un incremento del ahorro de 824 millones de euros (+62%) en 2021 sobre el balance actual positivo de 1.323 millones de euros.

Medidas para impulsar la biomasa

Para alcanzar este potencial, en el informe se detalla una serie de medidas entre las que cabe mencionar la creación de una Comisión Interministerial permanente en la que se aborde el desarrollo del sector español de la biomasa en su conjunto; el establecimiento con urgencia de un marco normativo específico y que los agentes decisores sepan valorar la importancia estratégica de la biomasa para el país.

También  se propone diseñar un sistema de subastas que haga diferenciación por tecnologías para permitir el desarrollo de instalaciones de biomasa, biogás y frácción orgánica de residuos municipales (FORM). Asimismo, se sugiere ampliar el número de horas máximo de producción para las instalaciones que ya están en funcionamiento de manera que produzcan el número de horas máximo para el que fueron dimensionadas (más de 8.000 h/año).

Identificar la biomasa para generación eléctrica como complemento natural al resto de tecnologías renovables, valorar esta fuente de energía como elemento coadyuvante clave para la transición energética, aportar coherencia entre las políticas medioambientales y energética y promover el avance en paraleleo de la biomasa eléctrica y térmica son otras medidas propuestas en el Balance Socioeconómico de las Biomasas en España 2017-2021.

Fuente: eseficiencia.es