Un nuevo Decreto-Ley aporta medidas urgentes para la transición energética y la protección de los consumidores

Lunes, 22 Octubre 2018 08:49

manosFacebook

Esta norma tiene como objetivo abordar el incremento de los precios finales de la energía como consecuencia de los elevados precios de las materias primas (gas natural, carbón, petróleo) y del incremento en la cotización de los derechos de emisión de CO2.

De forma general, este Real Decreto-ley trae la derogación del “impuesto al sol” y abre las puertas al autoconsumo compartido. Además, incluye medidas importantes para incrementar la protección a los consumidores (hablamos del nuevo bono social térmico y la ampliación del actual bono social eléctrico), medidas para facilitar el cumplimiento de los objetivos de energías renovables, y otras acciones destinadas a moderar los precios de la electricidad en los mercados mayoristas.

Ampliación del bono social eléctrico

Como medida urgente dentro del nuevo Real Decreto-ley, el bono social eléctrico ve ampliada su cobertura a familias monoparentales y personas en situación de dependencia en Grado II y III. También prohíbe el corte de suministro en los hogares acogidos al bono social donde resida al menos un menor de 16 años.

La norma también aumenta las potencias eléctricas que entran en el bono y flexibiliza el reparto del consumo durante los meses del año, facilitando la protección de los hogares más vulnerables durante los meses de temperaturas más bajas en los que el consumo se dispara.

Otra medida dentro de este apartado es la ampliación del plazo para renovar el bono social hasta el 31 de diciembre para aquellos consumidores acogidos al bono actual, cuyo plazo de renovación finalizaba el 8 de octubre.

Nuevo bono social de calefacción

Se crea un nuevo bono social térmico que incluye otras fuentes energéticas para calefacción (gas natural, butano, etc).

Este bono correrá a cargo del Estado y será abonado por medio de cheque directo, cuya cantidad dependerá, entre otras cosas, de la zona climática en la que esté ubicada la vivienda.

Tendrán derecho al bono social térmico, de forma automática, todos aquellos consumidores con derecho al bono social eléctrico.

Mayor protección para los consumidores

Además del bono social eléctrico y térmico, se incluyen medidas generales para optimizar la contratación del suministro eléctrico y reducir la factura.

En primer lugar, aquellos que dispongan de contador digital podrán contratar la potencia en tramos de 0,1 kW, en lugar de los escalones actuales de 1,1 kW.

Por otro lado, las comercializadoras deberán incluir en la factura de los consumidores acogidos al PVPC, en cada periodo de facturación, una simulación del importe de la factura en caso de haberse aplicado una tarifa de discriminación horaria.

Este Real Decreto-ley también prohíbe a las comercializadoras eléctricas y de gas natural las acciones comerciales a domicilio, conocidas como “puerta a puerta” o “a puerta fría”, salvo en aquellos casos en que la visita haya sido concertada por el consumidor.

Autoconsumo. Eliminación del “impuesto al sol”

El nuevo Real Decreto-ley 18/2015 elimina algunas de las barreras que, hasta ahora, han dificultado la implantación de las instalaciones de autoconsumo eléctrico en España.

Algunas de las medidas más importantes que incluye son:

  • Simplificación de los trámites. Ya no es necesario el registro en el Ministerio para instalaciones menores de 100 kW. Las CCAA podrán llevar un control de las instalaciones a partir de la documentación técnica ordinaria.
  • Se reconoce el derecho al autoconsumo compartido para instalaciones próximas.
  • Eliminación del “impuesto al sol”. Autoconsumo sin cargos ni peajes.
  • Se elimina el segundo contador, que encarecía la instalación y complicaba su legalización.
  • Se permite instalar más potencia solar que la potencia eléctrica contratada, aspecto que favorece a las instalaciones de autoconsumo con baterías.
  • Racionalización de las sanciones. Las sanciones no podrán superar el 10% de la facturación anual.
  • Las instalaciones domésticas y aquellas que no vayan a verter energía a la red ya no tendrán que solicitar la conexión a la compañía eléctrica.

Otras medidas

La nueva norma también trata otros puntos importantes como el aumento de plazos en las subastas de renovables, la liberalización de las actividades de recarga de vehículos eléctricos o medidas destinadas a abaratar el precio de la electricidad en los mercados mayoristas.

Desde la fundación f2e se aplauden estas medidas, esperando que conlleven el incremento de este tipo de instalaciones renovables, que fomentaran la reducción de emisiones de gases de efecto invernadero y que reducirán el precio de la factura eléctrica para empresas y particulares.

Esperando que estas nuevas medidas que fomenten el autoconsumo, se mantengan en el tiempo, generando una estabilidad regulatoria necesaria para fomentar este tipo de instalaciones tan necesarias.

Fuente: beenergy.es