Las cuatro capitales de provincia gallegas obtienen resultados pobres en el último informe publicado por el Observatorio de la Sostenibilidad

Martes, 04 Diciembre 2018 07:36

manosFacebook

Ninguna de las cuatro capitales de provincia gallegas sale bien parada del informe sobre las más sostenibles, elaborado por el Observatorio de la Sostenibilidad. La radiografía se fijó en los ámbitos económico, social, ambiental y de transparencia y cooperación, detectando las principales fortalezas y debilidades de 52 urbes españolas. «Las ciudades son claves en avanzar hacia la sostenibilidad del conjunto del país: reduciendo las emisiones de gases de efecto invernadero, mejorando la biodiversidad, reduciendo las desigualdad, avanzando hacia el pleno empleo o reduciendo los residuos», explican desde la organización. Y ahí, ni A Coruña, Lugo, Ourense o Pontevedra han sido capaces de destacar sobre el resto. Es más, siguiendo los parámetros ambientales, esta última ocupa la segunda peor posición.

La categoría ambiental mide el consumo de agua per cápita, cambio climático (emisiones de gases efecto invernadero), contaminación atmosférica, medio natural y recreativo (parques), residuos y ruido. A Coruña es la única que se salva en el primer criterio, apareciendo entre las tres mejores de España junto a Almería y Barcelona. Respecto al ruido, el observatorio ha recopilado los planes contra la contaminación sonora redactados por cada ayuntamiento. El caso es que estos programas son obligatorios para los municipios, pero cuatro ciudades del listado no entregaron la información que deberían según el Plan de Acción contra el Ruido -que lleva aparejado su correspondiente directiva europea-. Entre ellas, Ourense, recibiendo así una puntuación negativa que lo deja a la cola del listado junto a Tarragona, Lleida y Toledo.

El tercer punto, sobre residuos, el informe advierte de que España está «a la cola de la UE» en gestión de basuras urbanas. Solo recoge un 29,7 % cuando el objetivo europeo para dentro poco más de un año es alcanzar el umbral del 50 %. Las capitales que mejor resultado han obtenido en en reciclaje son San Sebastián, Pamplona, Huesca y Vitoria.

Una ciudad gallega vuelve a colarse en el podio de uno de los criterios medidos, aunque por la parte negativa. En cambio climático y biodiversidad se han medido las estimaciones de emisiones fijas y las difusas. Estas últimas suelen ser las más importantes en las urbes españolas, al proceder de los vehículos y medios de transporte, por lo que Barcelona y Madrid figuran siempre entre las más perjudicadas. Pero en las fijas, las expulsadas desde industrias o centrales de generación eléctrica, las perjudicadas son aquellas que cuentan con una refinería en su entorno al emitir un gran volumen de dióxido de carbono. Así, con los datos de Registro Nacional de Emisiones, destacan Tarragona, Castellón y A Coruña.

Hay otras variables, como la superficie de parques o el grado de urbanización de playas, donde los ciudades de Huelva y Almería obtienen la mejor puntuación al tener menos de la mitad de sus arenales urbanizados. Según el informe, prácticamente todas las playas están urbanizadas y los parques y zonas verdes son muy escasos. Respecto a la naturaleza urbana, lideran el listado Huesca, Cuenca y Cáceres.

«Cada ciudad tienen sus condicionantes y en todas las capitales se están haciendo importantes apuestas por un futuro más sostenible», añade el informe, que recuerda que cada urbe «necesitará una hoja de ruta distinta para llegar a su destino». Entre las recomendaciones, los autores del análisis subrayan que la sostenibilidad «se juega a escala local en los próximos años» y debe ser «una prioridad transversal independientemente de las fuerzas políticas que gobiernen en los ayuntamientos».

Contra la contaminación atmosférica, las emisiones generadoras de efecto invernadero y el ruido, el observatorio propone impulsar «decididamente» la peatonalización urbana y el transporte público, incluyendo medidas para facilitar el acceso al centro «como transportes públicos baratos y medidas en el entorno de las ciudades como parkings disuasorios».

Fuente: lavozdegalicia.es