La renovación del bono social de la luz desborda las oficinas de Gas Natural Fenosa en Galicia

Jueves, 05 Abril 2018 08:06

manosFacebook

El martes que viene acababa el primer plazo oficial marcado por el Ministerio de Energía para que todos aquellos clientes de las compañías eléctricas que disfrutan del descuento del 25 % en la factura de la luz, que proporciona el llamado bono social, lo renovasen. En Galicia hay en torno a 250.000 beneficiarios, la más que inmensa mayoría (224.645) abonados de la compañía Gas Natural Fenosa. Y las oficinas que la empresa mantiene en las principales ciudades gallegas llevan semanas desbordadas, atestadas de clientes temerosos de que se les agote el plazo y, por tanto, de quedarse sin el bono, pero el Ministerio de Energía lo ha ampliado hasta octubre.

El bono social existe desde el 2009. Se concedía a parados, pensionistas, familias numerosas y consumidores que tuviesen contratada una potencia inferior a tres kilovatios en su primera vivienda. En la actualidad hay 2,3 millones de beneficiarios, en su mayoría pertenecientes a esa última categoría, según la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia.

 

Se aplican criterios de renta aprobados por el Ministerio de Energía, de modo que, en teoría, disfrutarán del descuento solo aquellos hogares que más lo necesiten. De todos los casos previstos, el tope de salario está fijado en 1.300 euros mensuales, y eso para una familia con dos hijos menores a su cargo. Y de ahí para abajo. Hay una sola excepción: las numerosas, que tendrán derecho a solicitar y obtener el descuento del 25 %, ingresen lo que ingresen. En Galicia hay casi 24.000 inscritas en el registro de la Consellería de Benestar Social.

Además, se amplía de dos a cuatro meses el plazo para ejecutar los cortes de luz por impago en la mayor parte de los supuestos y se prohíben del todo en los hogares de los consumidores considerados vulnerables severos, que están atendidos por los servicios sociales municipales o autonómicos.

El Ministerio de Energía ha habilitado un período de transición para que convivan los dos modelos de bono social. En principio dio seis meses de plazo, hasta el 10 de abril, que se han convertido en doce. Hasta octubre, los actuales beneficiarios conservarán su condición, aunque no reúnan las nuevas condiciones económicas. Y los que sí entren en los criterios de renta establecidos podrán solicitar la renovación durante los próximos seis meses.

El descuento estrenará también como novedad una limitación del consumo bonificado.

Fuente: lavozdegalicia.es