Un estudio indica cuáles son los hábitos de confort en las viviendas

Miércoles, 11 Abril 2018 10:28

El 44,9% de usuarios identifica la falta de confort con las diferencias de temperatura (frio/calor) y el 57,9% identifica una relación causa-efecto entre salud y condiciones de la casa.

manosFacebookSiete entidades del sector Passivhaus han patrocinado el estudio “Adaptación del usuario a los edificios de consumo casi nulo – Passivhaus (ECCN-PH)” para identificar cuáles son los hábitos de las personas en sus viviendas.

Según el Director de Passivhaus Consulting, Luis Martínez, “el estudio parte de dos inquietudes: ¿para quién estamos construyendo edificios pasivos? y ¿cómo nuestros materiales tendrán lugar ahí?”. Los resultados permiten identificar cuáles son las prácticas del usuario en su vivienda en relación a su adaptación a los ECCN. Se han realizado 1.100 encuestas en toda España.

El análisis detecta que el clima es el elemento que gobierna la relación entre el usuario y el espacio que habita. Es, por lo tanto, uno de los factores que más incide en la sensación de confort. El reto de los edificios de consumo casi nulo consiste en establecer una relación más equilibrada entre lo que el usuario le pide a su vivienda y lo que su vivienda puede hacer.

Según los resultados, el usuario interviene constantemente en la vivienda para sentir confort; abre y cierra ventanas, enfría y calienta según la temperatura interior, se acostumbra a ciertos ruidos en las instalaciones, etc., tiene la sensación de que si no actúa activamente, la casa no responde.

El 76,27% de los usuarios abre las ventanas para ventilar

La gran mayoría de personas ventila su vivienda cada día porque relaciona esta acción con un mayor bienestar y confort. Aún así, el estudio pone de manifiesto que cuesta discernir entre ventilación (calidad de aire) y temperatura (frío/calor). En un edificio convencional, la calidad de aire se logra a través de la apertura de las ventanas, mientras que la temperatura de confort se consigue a través de sistemas convencionales de aire.

El 76,27% de los usuarios abren las ventanas para ventilar y lograr un aire interior saludable. Por lo tanto, es importante reforzar la idea de que la ventilación natural puede hacerse también a través de los sistemas de ventilación mecánica (VMC) y que, éstos últimos, son, no sólo más ecológicos –puesto que al no abrir ventanas no hay oscilaciones térmicas y, en consecuencia, gasto energético- sino más eficientes y saludables. Este cambio de paradigma que consiste en entender un sistema mecánico como algo natural y confiable, es uno de los retos importantes que debe hacer frente el sector de la construcción de ECCN.

La incorporación de sistemas de ventilación y climatización eficientes logran un nivel de confort estable (puesto que no generan ruidos molestos y mantienen una temperatura constante en la vivienda), son saludables (no hay corrientes de aire, filtran el aire evitando alergias y controlan los niveles de CO2) y energéticamente eficientes.

Fuente: www.beenergy.es