El Consejo de Ministros ha aprobado un Real Decreto que, a través de la transposición parcial de la Directiva comunitaria del 25 de octubre de 2012, impulsa la eficiencia energética en varios ámbitos: auditorías energéticas, acreditación de auditores y proveedores de servicios energéticos, y promoción de la eficiencia del suministro de energía.